El hundimiento del Macho Ibérico

Este verano pasado, un grupo de jóvenes (cinco sevillanos y dos cartageneros todos ellos veinteañeros) viajaron a la Republica Checa, concretamente a una localidad llamada Pardubice buscando paz interior y descanso emocional. Estando en la zona de embarque y justo antes de coger el avión que nos llevaría a dicha localidad, decidimos entablar conversación con una chica muy mona que a primera vista tenia un 78% de probabilidades de ser checa, algo que sinceramente pensamos que podría ser útil debido a su conocimiento del país y cultura hacia la cual nos encaminábamos. Efectivamente, la chica vivía a 30 Km. de Pardubice, lugar donde íbamos a permanecer durante 15 días. Se llamaba Sonja y hablaba un castellano increíblemente fluido debido a que trabajaba en Barcelona en el sector hotelero. Con la intención de mantener el contacto y de vernos allí con ella, cambiamos los móviles.

A la semana de haber llegado a Pardubice y con ansias de reactivar el viaje y darle una vuelta de tuerca más, la llamamos para pedirle que nos hiciera una visita ya que el hastío se había empezado a adueñar de nosotros. Ella aceptó, pero con la condición de que se viniera su hermana mediana llamada María con ella (si estaba la mitad de rica que ella, menudo jaleo se tenia que montar…). Era un día entre semana, el típico miércoles absurdo, sin apenas gente por la calle. Fuimos todos a la discoteca del pueblo a echar unos lingotes y unas risas. Debido a su escasa tolerancia al alcohol, ambas criaturas se pillaron una mierda muy considerable. Viendo el escaso ambiente del Pub puebleril decidimos irnos a nuestra residencia a dormir. El autobús que llevaba a las chicas a su pueblo (llamado Chrudim) salía a las 10 de la mañana y en aquel momento no eran más de las 4 de la madrugada. Decidimos pues invitarlas a dormir con nosotros, compartiendo habitación. Recapitulando; por lado teníamos a 7 individuos heterosexuales compartiendo una habitación en Pardubice (a 1.760 Km. de España) con 2 hembras caucásicas tremendas con bastante alcohol en sangre durmiendo en una de las camas.

Las hermanas checas compartiendo una cama de 80 cm justo antes de dormirse. Se ha protegido su intimidad manipulando la foto original.

Las hermanas checas compartiendo una cama de 80 cm justo antes de dormirse. Se ha protegido su intimidad manipulando la foto original.

Estuvimos hablando un rato y poco a poco nos fuimos acostando todos.

A las pocas horas amaneció, nos despertamos, se despidieron y tanto María como Sonja se montaron en el autobús que les llevó a su pueblo.

Al poco de irse la pregunta que surgió entre nosotros era clara; ¿Quién de nosotros puso el despertador a media noche, se metió en su cama y les arrimó el muñeco?

Todos nos hicimos la misma pregunta entre nosotros obteniendo la misma repuesta: “yo no, ¿y tu?, “yo tampoco”… ¿Cómo era posible que estas dos criaturas se fueran intactas? Presento una serie de factores que pudieron explicar la ausencia de comportamientos viriles:

– Surgimiento de una homosexualidad colectiva latente: es probable que una convivencia tan intensa como la que llevábamos pudiera haber hecho aflorar esta parte inexplorada por nosotros.

Cansancio debido a berenjenales anteriores: las salidas nocturnas previas a este incidente eran casi diarias al igual que la ingesta de alcohol lo cual puede explicar la no acción en este caso.

Facilidad de obtención de las hembras: éramos jóvenes emprendedores, decididos, involucrados en gestas grandilocuentes y sobre todo “difíciles”. Para muchos de nosotros, el cortejo discotequero a base de mentiras es necesario para la autorrealización. En este caso las chicas no pusieron dificultades ni obstáculos ya que accedieron beber y a dormir con nosotros sin poner pegas ni condiciones (algo que detestamos).

– La estabilidad emocional de 3 de los 7 integrantes del grupo: es probable que el hecho de que aproximadamente el 50% del grupo tuviera pareja en España pudo ser un factor importante que explicara la ausencia de comportamiento sexual para con las hembras. Es probable que esta fidelidad enfermiza hiciera aflorar en los jóvenes solteros sentimientos mas profundos que transcendieran de la mera satisfacción sexual instantánea. Aun así, personalmente creo mantener relaciones con otra chica a 1.760 Km. de tu pareja, no es una infidelidad, sino mas bien un comportamiento típico varonil con un fuerte componente genético.

Creencias extendidas entre los miembros del grupo del tipo “follar esta sobrevalorado” (véase artículo anterior al respecto).

toro_de_osborne_big

En fin, seguro que tanto María como Sonja difundieron la leyenda del Macho Ibérico por su pueblo, un macho de heterosexualidad cuanto menos discutible, que busca retos difíciles y que piensa que follar esta sobrevalorado.

2 comentarios en “El hundimiento del Macho Ibérico

  1. Todo lo que dice es veridico, de hecho yo cuando me puse el despertador no baje de la litera con el muñeco al aire por que escuchaba tocamientos entre ellas, asi que fijate q pensarian de nosotros….

  2. Aunque casi todo lo que se dice es cierto, hay muchas cosas que no se cuentan en esta historia. Lo más importante, es que al día siguiente teníamos partido de fútbol por la mañana, y habíamos acordado entre nosotros no desgastarnos la noche antes. Que después perdiéramos los dos primeros partidos con equipos lamentables demuestra que aun así, deberíamos habernos ido más temprano a dormir. Me consta que ellas guardan buen recuerdo de nosotros, nos consideran “muy majos”.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s