Slumdog Millionaire, confundiendo ficción y engaño

2968978540_b3a8f207bcLa reciente ganadora de cuatro Globos de Oro es una película con un buen guión, una ejecución técnica muy buena, y una obra que desprende originalidad (exceptuando las breves reminiscencias a Forrest Gump) por la fantasía que se desprende de algunas de las escenas de la misma. Sin embargo, utilizan como hilo conductor de la película la participación del protagonista en el concurso “¿Quieres ser millonario?”, que en España es más conocido como “50×15”. A lo largo de la cinta y mediante continuos Flashbacks, el joven Jamal, criado en una zona de extrema pobreza en Mumbai (India), atraviesa una serie de eventos que coinciden con las preguntas que le hacen en el concurso, y que le hacen acertar todas las preguntas. El hecho de que todas las preguntas coincidan con pasajes de su vida es la clave de la película, y en mi opinión es aceptable. Sin embargo que las preguntas le aparezcan en orden cronológico con eventos sucedidos en su vida, resulta cuanto menos sospechoso.

Sin embargo, no me parece esto lo más grave. Lo realmente escandaloso, es que la escena final es la decimoquinta pregunta, donde decide utilizar el comodín de la llamada, y resulta que la persona a la que llama está viendo el programa mientras se graba. Esto sería imposible, porque en ese caso no tendrían ningún sentido el tiempo que se da para la llamada, los familiares o amigos a los que puedes llamar en el programa habrían tenido entre cuatro y cinco minutos para buscar información.2008-11-13-photo_02_hires1

Son estos fallos los que hacen que películas que podrían ser muy buenas acaben siendo adoradas sólo por las personas de menos inteligencia, incapaces de encontrar el fallo. Las personas que conocen el programa deberían sentirse casi ofendidas ante tal error, y expresar su rabia sobre el hecho de que la película podría haberse basado en un programa de televisión ficticio, y no en uno que realmente existe y es conocido en prácticamente todos los países del mundo.

La reflexión obvia es que siempre que hay una película que trata un tema que conocemos muy profundamente, en este caso es un programa de televisión, pero puede pasar cuando trata de deportes, de la vida en un instituto, de una enfermedad que ha pasado algún amigo, etc., se cometen errores graves, por lo que deberíamos evitar aprender nada de las películas, una vez conscientes de que su fidelidad con la realidad es mínima.

Aun así, la película es recomendable, pero me niego a creer que sea la mejor del año.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s