La ironía, ese pobre recurso

Cuando alguien no sabe cómo escribir algo, recurre a la ironía. Y eso es lo triste, ver cómo esta forma de expresarse inunda periódicos y blogs.

Por supuesto, esto pretende ser una introducción irónica que todos habréis pillado a la primera. ¿O quizá no? Lo cierto es  que el artículo irónico “Los pijos se lo merecen todo”, sólo cosechó críticas, supongo que porque en internet hay espacio para todos, incluso gente que pueda defender a los pijos. No era así, se trataba de destacar lo ridículo que esos “seres superiores” resultan por sus aficiones y otros detalles.

Pero esta falta de entendimiento ya la han sufrido otros, tanto es así que Brahm propuso hace más de un siglo un signo para expresar ironía, porque a su entender era la única forma de avisar al lector sobre el sentido irónico de sus afirmaciones: 

El signo de la ironía, que no llegó a triunfar, propuesto en el siglo XIX por Brahm
El signo de la ironía, que no llegó a triunfar, propuesto en el siglo XIX por Brahm

En fin, que el hecho de tener que usar un signo para referirse a la ironía es algo así como cuando alguien cuenta un chiste y dice, “ese era el chiste”  porque nadie se ha reído. En estos casos, puede ser corto el que los cuenta o los que lo escuchan…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s