Friker Jimenez 3: Cementerio de bebés de monjas

cabecerafriker

Era un sábado cualquiera, y nuestra pareja volvía a casa después de un día largo y duro. Ella siempre quería ver el monasterio que se encuentra en la Fuensanta, provincia de Murcia, y su chico la llevo a él sin reparos. Pasearon por los alrededores del monasterio cual pareja de enamorados,  y disfrutaron ambos de su tranquilidad y sosiego. La visita se prolongó hasta caer la noche, lo que hizo que volvieran al coche y emprendieran la vuelta a casa. Fue en ese momento cuando la fenomenológica extraña se hizo presente. Nada más emprender el camino a casa, y apenas trascurridos cinco minutos de trayecto, la chica empezó a escuchar sonidos raros. Ésta bajó el volumen de la radio del coche y ambos se sobrecogieron súbitamente. No paraban de escucharse llantos desconsolados de bebés, algo que hizo que se estremecieran. Pararon el coche y miraron a todos lados buscando una posible explicación. Sin embargo, allí no había nadie ni nada que pudiera explicarlo. Una vez se tranquilizaron y cuando decidieron reemprender la marcha, escucharon unos pequeños ruidos que provenían de una zona boscosa, a un lado de la carretera. Pensaron que podría tratarse de un animal, quizás un perro o un gato. De repente, de lo oscuro apareció un bebé, que gateando cruzó la carretera de lado a lado. Su llanto era desgarrador y su rostro, imperceptible, difuminado, como si no tuviera cara. Arrancaron el coche y se fueron de allí a toda velocidad. Desde ese día no han vuelto por el monasterio, el miedo y el recuerdo de aquel suceso se lo impedirá probablemente hasta el día de sus muertes.

Para Trolacas esto no puede quedar como un suceso paranormal más de dos personas que se aburrían, o que se fumaron los Winston sin quitarle el plástico. Comprendimos que era un tema serio en el que indagar.

El valle de la  Fuensanta es un sitio turístico de Murcia, un lugar apacible donde la religiosidad sigue muy presente. El paraje comprende unas 2.700 hectáreas de las que 1.900 forman el Parque, declarado Espacio Natural Protegido desde 1979. Dentro de él se encuentra el Monasterio de la Fuensanta, origen y causa de la fenomenológica explicada. Este enclave religioso murciano tiene grandes devotos y seguidores. Según cuenta la leyenda, durante el siglo XV muchos fueron los testigos que vieron “apariciones” de la Virgen, Los murcianos la hicieron parte suya y crearon imágenes y esculturas de ella, convirtiéndola es una especia de patrona para la ciudad. Según se cuenta, en el siglo XVI, Murcia se encontraba inmersa en una de las mayores sequías que ha sufrido en su historia. La imagen de la Virgen fue sacada en procesión monte hacia abajo pidiéndole agua. Al día siguiente la lluvia apareció y se consideró este hecho un milagro obrado por ella. Desde entonces este sitio ha estado vinculado con lo religioso y lo espiritual, convirtiéndose en un sitio puro donde la mano de Dios está presente…

Sin embargo, en este paraje idílico se esconde una verdad estremecedora, que solo unos pocos se atreven a contar y que gira en torno al Monasterio que allí se encuentra.

monasteriovirgen1

Según nos comentaron los más viejos del lugar, en nuestra visita a las poblaciones cercanas, hubo una serie de sucesos en los últimos años que quedaron enterrados bajo la vergüenza. La primera vez ocurrió en el siglo XIX. El cura de la capilla había fornicado en varias ocasiones con una de las monjas más jóvenes, hasta que se quedó embarazada. Gracias al traje ancho consiguieron mantenerlo en secreto. Pero para el día del parto, la mayoría de las residentes eran ya conscientes, y decidieron sacrificarlo y enterrarlo en un terreno a menos de un kilómetro del convento.

Hubo más embarazos a lo largo de los años, especialmente durante la II República, tiempo en el que los curas de otros pueblos solían congregarse en el monasterio y violaban con fiereza a las fieles. Todos los niños nacidos, eran ahorcados, e iban a parar al cementerio de bebés. Sin un ataúd en el que descansar.

La cruz por las almas perdidas, en el cementerio de bebés de la Fuensanta

La cruz por las almas perdidas, en el cementerio de bebés de la Fuensanta

Nosotros hemos estado allí y es escalofriante. Llegamos por la tarde, y nadie quiso quedarse cuando empezó a oscurecer. No hay una cruz por niño, sino una única que representa todo el silencio guardado sobre este tema. Pero calculamos que hay más de trece bebés cuyas almas han quedado atrapadas para siempre en aquel campo, y que no dejarán descansar a los que osen acercarse.

No es nuestra intención hacer una crítica a la moral católica con este tema, pero pensamos que esto tenía que salir a la luz, nosotros no podíamos guardárnoslo dentro por más tiempo.

Merecemos saber.

3 comentarios en “Friker Jimenez 3: Cementerio de bebés de monjas

  1. Sin duda la doble moral catolica ha llegado hasta puntos insospechados en la historia, desde el silencio ante el holocausto hasta la pedofilia por parte de sacerdotes. Pero sin duda, el ejemplo mas clarificador es este, frikada o no xD

  2. Desafortunadadamente incidentes como estos ocurren hasta hoy en todas partes del mundo, solo que todos no salen a la luz, Deberian leer más la biblia, en ninguna parte de ella dice que para amar a Dios debemos dejar de unirnos como esposos (hombre y mujer). Que Dios tenga misericordia de ellos. Lean Oseas 4:6 .

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s