El acuerdo tácito de los porteros de discoteca sevillanos

Si habéis estado en Sevilla os habrán sorprendido varias cosas, entre ellas el calor insoportable de los veranos pre-cambio climático, los extremos sociales entre pijos de los barrios del centro y los canis de los barrios periféricos, pero sobre todo, lo difícil que es entrar en algunas discotecas.

1194994968_1

Básicamente, la razón por la que una discoteca no te permite entrar se basa en maximizar las semanas que va a seguir estando de moda. El hecho de que esté de moda provoca grandes colas, y muchos pijos y tías tremendísimas en el interior, maximizando el consumo de copas a precios demenciales, aunque la entrada al recindo sea gratuita.

Desde Trolacas, hemos tenido acceso al manual básico por el que los porteros dejan entrar a unos, y dejan en la puerta a otros.

Entran:

-Pijos bien vestidos a cualquier hora (incluso antes de abrir o después de cerrar).

-Puretas hasta altas horas de la noche, salvo que lleguen solos y ebrios, y siempre que tengan pinta de puretas simpáticos y no de esos que arriman la cebolla a las chavalas.

-Losers acompañados por pijos o por muchas mujeres. Los grupos de losers (especialmente grupos de 3 o más) sólo pueden entrar antes de las 2.00 am, para provocar que consuman al máximo.

-Tías buenas: Entran todas, sin hacer cola, y a poco que hagan tienen copas gratis.

-Pijas: Entran siempre.

-Feas: Entran siempre salvo que tengan un aspecto excesivamente grotesco.

No entran:

-Canis: No entran ni vestidos de pijos.

-Tías canis: Podrían llegar a entrar, pero no es habitual.

-Sudamericanos y gente de otras razas: sólo pueden entrar si van inmersos en un grupo de calidad (nunca acompañados por losers).

Esta normativa tan básica y hasta ahora secreta ha permitido mantener el status a los locales sevillanos durante los últimos 15 años. Que en las demás ciudades funcione de otra forma se debe a que las preferencias de los pijos no marcan el compás.

586lax4jpgto205wyy5b5yy70_k7p6y9

Para el que no haya entendido el procedimiento (que algunos califican como anticonstitucional), imaginaos una discoteca de moda. Un fin de semana normal, hay 50% de pijos, 20% de tías buenas, 10% de puretas, 10% de losers y 10% de feas. De repente los dueños consideran que podrían vender más copas si todo  el mundo entrara sin pagar. Al día siguiente, la distribución sería 20% de pijos, 10% de tías buenas, 30% de losers (los grandes rechazados), 10% de puretas, 10% de feas, y 20% de canis. La semana siguiente, el porcentaje de pijos y tías buenas se reduciría al 0%, y se terminaría convirtiendo en la clásica discoteca de losers y canis, y sería necesario una renovación del local (decoración, temática y nombre), para conseguir que los pijos volvieran. Como se sabe, los losers suelen gastar poco, y los canis crean problemas y se gastan más dinero en drogas que en alcohol, con lo que las pérdidas económicas serían graves.

Un comentario en “El acuerdo tácito de los porteros de discoteca sevillanos

  1. Pingback: Bitacoras.com

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s