El parásito nocturno

Salir por la noche se puede hacer con dos objetivos: ponerse hasta las trancas o buscar hembras para un futuro conjunto, por breve que éste sea. La mayoría de hombres salen con ambos objetivos en mente, pero las formas de llevarlos a cabo son muy diferentes. Hoy queremos hablar de ese tipo de persona que aunque tiene como objetivo ligar, se dedica únicamente a beber hasta que ve que algún amigo conoce a alguna mujer, y entonces la ataca.

vin-watching

Los parásitos siempre son mal vistos en el mundo nocturno, pero pese a todo suelen ser personas más atractivas que el otro tipo de hombres: “los cazadores”, que no se van contentos a casa hasta que le han entrado a todas las mujeres que había en el bar o discoteca. La vida del cazador es a veces miserable, soportando malas caras, jugándose el tipo cuando no se da cuenta de que el objetivo tiene un maromo que se aproxima, pero sobre todo, porque hay parásitos que hacen ver que son su amigo sólo para que le vaya presentando a media discoteca.

El parásito no arriesga, sólo se dedica a saludar, y espera para atacar hasta que ve que la mujer va suficientemente borracha o es bastante amigable. En cada grupo de amigos siempre hay algún parásito, así que es tu tarea identificar al que te rodea. Análogamente a lo que se dice en el mundo del poker “si en 15 minutos desde que entraste en la discoteca no te has dado cuenta qué persona de tu grupo es el parásito, entonces es que el parásito eres tú”.

En la versión más extrema del parásito (conocido por parásito intestinal nocturno), encontramos a aquel que no solo espera a que otro del grupo se presente a alguna hembra para atacar él, sino que además su tema de conversación consistirá en vejar y descalificar al anterior colega. Su objetivo es claro, quiere quitarse de encima a su colega-competidor que encima ya ha demostrado ser más válido al habérsele presentado a la nenica. La cobardía y la descalificación por parte de estos seres es algo a erradicar. Ejemplo de conversación de un parásito con una chica presentada por un colega:

Parásito: – Hola chica, ¿que tal?

Hembra X: – Aquí estamos, con mis amigas echándonos  unos golpetazos al gaznate.

Aquí el parásito se ha quedado sin frases prototípicas para utilizar. Ante el peligro de que el anterior colega retome la conversación con la chica, emplea en este  momento la descalificación gratuita…

Parásito: – Oye, que no le hagas caso a mi colega, va todo cocido y no sabe lo que dice. Además es un poco tontucio, desde que le puso los cuernos a la novia no da pie con bola…

A las chicas les pedimos que desprecien a los parásitos, ya que son personas sin iniciativa que aunque dóciles, no deberían representar al hombre soñado. Es más, en caso de encontraros con alguno, cuando empiece a ligar con vosotras y a criticar a los colegas, deberíais ir hacia el otro colega, y pedirle que os acompañe al coche. Después en el coche no tenéis que hacer nada, sólo explicar que querías darle una lección al parásito.

2 comentarios en “El parásito nocturno

  1. También se le llama sacar del partido.
    Tengo un amigo que para sacar del partido a otro en una fiesta en casa de una amiga, aprovecho a que el amigo número uno volvía del baño para ir él, y justo al volver soltar un “quien acaba de dejar un tordo en el baño”, de modo que lo oiga toda la fiesta y se sepa que ha sido el “amigo” anterior.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s