Trampas para la gloria

Cuando en un evento deportivo se echa mano de las trampas para conseguir un resultado, se puede sentir cierta vergüenza. Un sentimiento de culpa que no se irá fácilmente.

Sin embargo, por haberse clasificado de esa forma, no puede decirse que Francia no tenga derecho a ganar el mundial. Con ese equipito que tienen, dudo que lleguen muy lejos, pero todo lo que consigan será merecido. A fin de cuentas, el fútbol es un juego que consiste en marcar goles mientras engañas a los de negro, y lo que pueda verse después en vídeo poco importa.

¿Cuántas ligas habría que quitarle al Real Madrid y al Barcelona si hubiera que ser justos? ¿Cuánta gente merecería que le hicieran repetir la enseñanza secundaria si sacaran un vídeo de como copiaba del compañero? ¿Cuántos matrimonios habría si las parejas no pudieran contarse mentiras?

El mundo está podrido, y la gloria hay que alcanzarla al precio que sea. La vergüenza asociada a algunas formas de conseguirla hay que saberla llevar, porque es algo que después pasa a un segundo plano.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s