Espíritu Navideño: Exterminio de subnormales

La navidad suele ser un período pseudovacacional donde los buenos sentimientos deben aflorar. Compasión, humildad y amor se hacen presentes en estos momentos y todos queremos comportarnos mejor que nunca y ser consecuentes con la fecha en la que nos encontramos. Sin embargo, siempre tiene que pasar algo o existir alguien que te joda las fiestas. Su intención no es mala, es más, intenta ser agradable y simpático, pero no hace otra cosa que desatar esa vena homicida y ese odio atávico que tenemos latente pero que nunca creíamos que pudieramos utilizar o sentir. ¿De quién estamos hablando? Pues básicamente de todos aquellos individuos que aprovechando el inminente fin de año y entrada del siguiente, gastan las típicas bromas relativas a lo que en año nuevo no van a hacer. Frases que sirven para detectarlos: “Uff, este es mi último cigarro, hasta el año que viene”, “ya no bebo más hasta el próximo año”… La construcción es similar, en ella y de manera graciosa (para ellos claro) ironizan sobre lo que van a seguir haciendo hasta el dia del juicio final, es decir, fumar como un carretero e ir venenoso y etilizado los fines de semana (en el mejor de los casos). Lo peor de todo es cuando una vez sueltan la frase de marras, y se quedan mirándote a los ojos esperando que te rías. Hay que reconocer que ante esos comentarios, los ojos se me han humedecido y enrojecido más de una vez, pero no por reírme, sino por la ira homicida activada ante ellos.

Va siendo hora de acabar con los graciosos inoportunos

Por eso desde Trolacas proponemos que como regalo de Navidad, habría que regalar recortadas de las que se usan para matar Zombis en las películas, con un número limitado de balas (creemos que 6 es lo óptimo). La idea es que a cada persona que te suelte un chiste del tipo “venga, este es el último del año”, cargues la recortada, y si osa repetirlo, como pensando que no lo has entendido pero que tiene mucha gracia, dispares una bala al lugar de su cuerpo que más dañino resulte.

La recortada, el regalo de estas navidades

El tema de limitar las balas es para evitar que vuestro regalo convierta a vuestro amigo o familiar en un vulgar psicópata, ya que más de dos o tres muertes por persona no sería socialmente aceptable. Por supuesto, las balas pueden ser empleadas también para ese tipo de personas que piensan que el inicio del año es tiempo de cambiar, y que te cuenta sus propósitos de año nuevo. Gente a la que sin duda, habría que convencerle de que no hay que tener esperanzas, y qué mejor forma que con la muerte.

2 comentarios en “Espíritu Navideño: Exterminio de subnormales

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s