¿Víctor Valdés jugará algún día con España?

Ya queda menos para el mundial de Sudáfrica y las casas de apuestas preparan su particular agosto, gracias en parte a gente que padece ilusiones perceptivas que les hacen creer que van a ganar dinero. Se puede apostar prácticamente por cualquier cosa, por quién va a ser el campeón de cualquier liga, el pichici, por los resultados de partidos, diferencias de goles, campeón del Mundial y un sinfín de variables que no hacen otra cosa que meter pasta en dichas empresas. Para lo más aventurados, se puede incluso apostar por la lista de convocados que Vicente del Bosque dará unas semanas antes de que inicie la competición de competiciones. Realmente hay pocas dudas: existe un bloque de unos 15 jugadores que se intuye que viajarán a la tierra de Mandela para ganar, no hay dudas, la Copa del Mundo.

Donde no me jugaría yo los cuartos sería apostando el nombre del tercer portero que Del Bosque (alias Leoncio) llamará a filas para completar la lista. Existe un intocable llamado Iker Casillas, que a pesar de su ruptura sentimental, pérdida de pelo y atractivo y a pesar de estar consumiéndose desde dentro (creemos que acabará como un pasa) no solo formará parte de la lista, sino que además será nuestro cancerbero titular. Su suplente debería ser el speaker Pepe Reina, mas que nada por una cuestión de confianza del míster, quedando la plaza de tercer portero totalmente en el aire. Palop, Diego López, Iraizoz y De Gea son candidatos a ocuparla, al igual que el siempre cuestionado Víctor Valdés.

A pesar de sacar manos de cerdo en cada partido, salvando a su equipo de encajar más goles, las críticas sobre su persona no cesan. Lo tildan de antipático, de tener un juego de pies lamentable (aunque realmente no es mucho peor que el de Íker), de haber sido un delincuente juvenil por haber estado en un reformatorio cuando era adolescente, es decir, descalificaciones varias que acaban siempre con un famoso cántico en todos los estadios del país: “puta de cabaret, puta de cabaret, esto no es un portero, es una puta de cabaret”. La belleza y estilo literario de dicha frase salta a la vista.

Desde trolacas creemos que Víctor no debería ser el tercer portero, pero no por nada de esto. Creemos que su problema y el origen de su antipatía reside en su estética, estrafalaria a más no poder, estilo Julián Muñoz. Llevar los pantalones por el sobaco provocando un estrangulamiento testicular no es algo con lo que los españoles pseudonormales nos identifiquemos.

Doble V compungido después de encajar un gol

Don Julián indignado después de conocer que su exnovia era de tijera fácil

Los genios desafían los cánones establecidos y transgreden las normas y la moral para alcanzar precisamente esa genialidad que les hace sobresalir de entre el resto de los mortales. Sin duda alguna, Víctor Valdés, gracias a su fuerte personalidad y pantalones sobaqueros, es uno de ellos.

5 comentarios en “¿Víctor Valdés jugará algún día con España?

  1. Hay que reconocer que Casillas tiene más cualidades, pero la estabilidad sentimental de doble V le da ese punto más que a Íker le falta. El otro día estaba pensando en qué decirle a Sara Carbonero al llegar a casa cuando vio que el disparo de Dragutinovic estaba ya dentro de la red.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s