El morteruelo Nazi

El 29 de Marzo de 1939 caía tristemente la resistencia a las tropas nacionales en la ciudad de Cuenca. Pocos días después terminaría la guerra civil. Un mes más tarde, una delegación de chefs nazis, en busca de inspiración para adecentar la oferta en las cantinas, y las tapa/cañas de los campos de concentración y de los campamentos militares, llegaba a la ciudad, bajo el auspicio del Generalísimo. Quedaron impresionados por un plato local, un guiso que se hacía con hígado de cerdo, lomo de cerdo, conejo, pollo y aves varias, y que se elabora machacando en un mortero y servido en plato de barro. El plato conocido como morteruelo lo hicieron suyo, y pensaron en ofrecerlo a las tropas en servicio, y a los guardianes de los campos de concentración.

Años después, en una batalla cerca de los Urales, los soldados empezaron a bajar el rendimiento, debido a la pasión que suscitaba dicho plato. Los soldados paraban la batalla, se tomaban sus cañejas con el plato de morteruelo y pan de trigo, y después seguían combatiendo. Con los años dejó de servirse este plato en los campamentos, y su consumo se vio limitado a los campos de concentración, donde los días se hacían largos y los guardias siempre se relajaban con el vermut previo a la comida en la cantina.

El rumor de su sabor único se fue extendiendo entre los soldados, que empezaron a pedir masivamente su traslado para trabajar en estos campos. De hecho, durante los juicios de Nuremberg, muchos de los juzgados aludieron al tirón que tenía el morteruelo para haber pedido el traslado a Auswitz y otros campos con grandes chefs. Se declararon inocentes de los cargos relacionados con el holocausto, y sólo culpables de su amor por el morteruelo.

Durante los juicios, hubo que llamar al séquito de chefs que inventaron el morteruelo. El juez era de origen americano y no entendía que algo que no se sirviera entrte panes tuviera tanto éxito. Quiso indagar, preguntándole a uno de los chefs:

Los chefs durante el juicio

-Y explique si puede al jurado, ¿cuál era la composición de ese famoso morteruelo?

-Pues muy sencillo, contestó uno de los chefs implicados: Tiene un 70% de hígado de cerdo, un 15% de lomo de cerdo, un 5% de conejo y un 5% de pollo.

-Pero eso suma 95%, ¿qué era el otro 5%?

Los chefs no contestaron la pregunta, y fueron ahorcados, no sin razón.

2 comentarios en “El morteruelo Nazi

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s