Terremoto anticipado

Muchos opinan que es una lástima no implicarse en algo al 100%. No está bien visto en este país ser aficionado al fútbol sin ser forofo de ningún equipo, es más, muchos lo consideran una quimera. Pues yo soy uno de esos individuos utópicos que todavía existen y tienen cabida en este deshumanizado planeta. El otro día acompañé a varios amigos míos aficionados del Barça en su trágico viaje hacia la eliminación europea. Tuvimos las mejores butacas del bar para presenciar tan dramático momento. Mi interés por el partido era casi nulo, pero a medida que pasaban los minutos mi atención se centraba en los centenares de seguidores del Barça que llenaban el bar, y más concretamente es sus caras, mezcla de incredulidad y de enfado. Su descomposición era más que patente y yo, desde mi butaca y mientras los demás no quitaban ojo de la pantalla, empezaba a detectar  ese rastro de miseria desprendido de  sus cuerpos.

La eliminatoria estaba muy difícil ya, poco tiempo quedaba para la machada. Sin embargo, en una jugada aislada, un tal Piqué se incorporó al ataque como un delantero y de media ruleta estilo Zidane acercó a todos los barcelonistas a su sueño orgásmico en casa del eterno rival. Todavía quedaban 10 minutos y la remontada era posible. Yo desde mi butaca pasaba realmente del partido pero reconozco que esa emoción desbordada por lo que podía venir hizo que centrara mi atención en el discurrir del juego.

Luego llegó la jugada más importante del partido, el gol anulado a Bojan. Desde mi asiento  y sin la bandera del forofismo se veían las cosas más claras, o por lo menos eso creo yo. Desde un primer momento observé como el árbitro invalidaba la jugada después de unos segundos confusos con una posible mano de Touré. Algo que detecté al momento fue inadvertido por todo el bar y por los 100.000 espectadores del estadio culé. Bojan siguió la jugada por inercia con todo el Inter parado, y metió gol. En ese momento todo el bar se levantó, gritando y elevando los decibelios al límite de la tolerancia humana. Lo mas gracioso de todo es que yo sabía que estaban todos inmersos en una alucinación colectiva de la que pronto y tristemente saldrían. Era como estar sufriendo un terremoto pero sabiendo que éste iba a ocurrir. Las caras de éxtasis, las conductas obscenas, los cortes de mangas y abrazos tan pronto aparecieron como se evaporaron al anular el árbitro la jugada. En ese momento supe que la  eliminatoria estaba decidida. Ese retorno a la triste realidad fue demasiado duro de digerir para los aficionados y para los jugadores. El resto fue un querer y no poder, y desde mi butaca asistí a la eliminación del Barça. Terminé mi tercio de cerveza, pagué la cuenta al barman y abandoné ese bar repleto de personas hundidas y obnubiladas. No pasa nada criaturas, el año que viene será…

2 comentarios en “Terremoto anticipado

  1. Joder solo un tercio en to el partido,eres de los mios jajajaja,si es que con la crisis….
    Pedro vuelve ya de colombia jejejeje

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s