En defensa de Zapatero

Desde este blog siempre nos ha gustado defender a los más débiles. Esas personas que se encuentran en la mierda más absoluta y cuyas madres reniegan de ellos. Ese es el caso de José Luis Rodríguez Zapatero en estos momentos.

Pese a que hasta ahora nuestro presidente era un personaje cómico con frases sacadas de libros y muecas sacadas de películas, el pasado miércoles torció el gesto. Y lo hizo para intentar sacar al país de la bancarrota. España es un país destrozado por un nivel muy alto de prestaciones sociales absurdas e innecesarias, en gran parte traídas por el propio Zapatero, y que necesita ajustar los gastos para equipararlos con los ingresos. Después de sus famosos 400€, del cheque bebé, de las becas para aprender a emborracharse en países extranjeros, y de un sinfín de gastos inútiles (salvo para los que va destinado el dinero, claro está), Obama lo llamó y le dijo que tenía que tomar medidas.

Y las medidas que ha tomado, aunque serán insuficientes debido al alto nivel de ruina que existe en España, servirán para preparar a todos para la que se avecina. Lo peor de la crisis no ha pasado. Decir que sí es un eufemismo que significa: el retroceso económico ha parado. Pero lo peor de esta crisis será el estancamiento que viene tras un proceso de ajuste tan grande. La gente puede aguantar un par de años una crisis demoledora, pero es la falta de esperanza la que lleva a las personas a recurrir a medidas desesperadas, como la emigración o la economía sumergida.

En su discurso, Zapatero quiso empezar por las medidas menos populares. Vino a decirnos que esta crisis requiere del esfuerzo de todos, incluidos el millón de votos que sacrificará él mismo para poder salir de ella. Por eso desde aquí aplaudimos su decisión. Era mucho más sencillo (sobre todo desde un punto de vista socialdemócrata), haber hecho pagar a los bancos y a las entidades financieras por sus pecados, mediante altos impuestos especiales. Pero esto hubiera perjudicado a la inversión extranjera sobre nuestro país, y hubiera sido malo en el largo plazo, o al menos, así nos hacen creer los economistas.

El ajuste de los sueldos de los funcionarios (recordémoslo, gente que no es despedida ni siquiera en tiempos de crisis, como ocurre en las empresas privadas) es una consecuencia lógica y justa de un proceso de reajuste económico. La congelación de las pensiones en 2011 no es en realidad ninguna crueldad, debido a que el IPC será cercano al 0%, por lo que la subida debería ser pequeña, si no nula.

Zapatero tuvo que tirar un millón de votos a la basura para intentar salvar el país, y es un gesto que le honra. Por fin un político hace algo sin pensar en ganar votos. Quizá pierda las elecciones pero deje el país encaminado para la recuperación. O puede ser que se haya dado cuenta de que enfrente tiene a Mariano Rajoy, y que por muchos votos que pierda ahora, los recuperará durante la campaña electoral.

5 comentarios en “En defensa de Zapatero

  1. Eso eso,los funcionarios menos quejarse y mas trabajar,que se quejan de vicio,porque lo que es trabajar trabajan poco…de donde sino viene la frase:por fin aprobe,ya soy funcionario,ahora a tocarme los huevos el resto de mi vida.

  2. ¿Cuanto dinero se ahorraria este pais si se eliminaran ministerios innecesario,si los politicos cobraran lo mismo que cualquier persona de la clase trabajadora, si un politico para jubilarse tuviera que trabajar los mismos años que cualquier otro trabajador?

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s