Entrevista a un caramelo anónimo

Tras el furor del primer artículo dedicado a los caramelos y publicado hace ya casi un año, os traemos una segunda entrega aprovechando el inicio del verano, época ésta donde dichas criaturas dan lo mejor de ellas mismas. Para este post hemos decidido entrevistar a una de ellas para que todos podáis conocer lo que pasa por esas mentes tan risueñas e indolentes. No tardamos nada en encontrar a nuestra entrevistada. Estaba sentada en un banco fuera de la biblioteca y lucía el típico pantaloncito corto. Se notaba que estaba haciendo un descanso después de una jornada ¿maratoniana de estudio? Tras convencerla de que accediera y tras prometerle que su foto sería pixelada, comezamos la entrevista en cuestión cuya transcripción difundimos:

Trolacas: – Antes de nada queremos darte las gracias por estos minutos de tu tiempo que nos das. Muchos de nuestros lectores quieren saber más sobre vosotras y quizás tu tengas la llave.

Caramelo: – De nada hombre.

Trolacas: – Empezamos ya. Antes de nada supongo que sabrás que eres un caramelito… ¿no?

Caramelo: – Realmente no se exacatmente que entiendes por caramelo, pero viendo tu mirada sucia supongo que puedo entender de que se trata (risas).

Trolacas: – Solo un caramelito con desparpajo es capaz de dar esta respuesta. ¿Cuanto tiempo dedicas a tu imagen corporal?

Caramelo: – Pues ahora en verano no mucho, voy a base de pantalones, faldas y camisetas escotadas. En invierno si que es algo más complicado lucirme, pero aún así creo que lo consigo.

Trolacas: – Al hilo de lo anterior… Supongo que estabas deseando que llegara el verano, ¿no?

Caramelo: -¡Como loca estaba ya…! Aun así no las tenías todas conmigo ya que no sabía si podría meterme otra vez en estos pantalones. El invierno se ha hecho largo y he cogido algo de peso (unos 340 gramos).

Trolacas: Lo de las falditas tan cortas siempre me ha fascinado. En la biblioteca enchufan el aire acondicionado a tope. ¿No te llega al jopámen el frescor?

Caramelo: – Vaya si me llega… pero a veces casi es necesario, con la que tengo liada ahi debajo (risas lascivas).

Trolacas: – Otra respuesta con desparpajo, por si alguien dudaba que no fueras un caramelito. Oye, supongo que sabrás que tu apelativo de “caramelo” se acaba al cumplir los 21 años. Cuando los cumplas, ¿qué harás con tu vida?

Caramelo: – Tengo 18 años y todavía me quedan algunos para llegar a los 21. Quiero ir paso a paso, lo que ocurra en el futuro ya se verá. De todas formas creo que no cambiaré, seguiré siendo como ahora. Quizás en vez de caramelo me pongais otros sobrenombre, como “zorrupia” que abarcará entre los 21 y los 25, yo que sé, no quiero rayarme ahora.

Trolacas: – No te molesto más, gracias por tu vestimenta, por tu simpatía y por alegrarnos las mañanas tediosas de estudio.

Caramelo: -¿Qué significa “tediosas”?

Trolacas: – déjalo mujer. Cuidate y estamos en contacto.

Poco más se puede añadir. En 2009 hicimos un artículo pseudocientífico sobre ellas, en 2010 hemos realizado una entrevista personal con uno de estos caramelos y en 2011 volveremos con otra tropelía de este calibre. Entre las ideas que barajamos se encuetra convencer a alguna de ellas con malas artes, y grabar un encuentro sexual entre el redactor del blog menos decrépito con alguno de estos caramelos, todo con cámara oculta (claro) para que podáis observar como se desenvuelven en las distancias cortas estos ángeles terrenales.

3 comentarios en “Entrevista a un caramelo anónimo

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s