Trolacas en la Flotilla humanitaria atacada

Los que nos llevéis leyendo desde hace tiempo os habréis dado cuenta de que nuestro único interés en esta vida es hacer el bien, y fomentar todo tipo de movidones progres como la liberación de Gaza y luchar contra el cambio climático. En esas estábamos dos de los que escribimos en este blog cuando decidimos embarcarnos en la flotilla de Gaza. No estamos seguros de si recibimos la invitación para actuar como escudo humano, o si realmente esperaban que nuestra aportación en la zona sería importante.

Pero lo cierto es que allí estábamos, en un puerto de Chipre camino de los barcos que nos llevarían a Gaza junto con la ayuda humanitaria. Hablábamos con los activistas, y la mayoría tenían algún motivo por el que ir: uno quería escribir un artículo sobre la situación de sus habitantes, había un director de cine interesado en el drama humano para sacar ideas para una película histórica sobre el imperio romano, ya que según sus palabras, la situación era exactamente la misma.

El viaje debía durar sólo un día, pero eso no quitó que nos lleváramos tres botellas de ron Capitán Morgan (el mejor en calidad/precio). Cometimos el fallo de pensar que entre la ayuda humanitaria irían varias botellas de Coca-Cola, pero pese a todo amenizamos el viaje a los activistas a base de chupitos, además de ir haciendo chistes, como aquel “estáis muy amuermados para que os llamen activistas”.

Sin embargo, el cachondeo se acabó temprano, en el momento en que la Marina de Israel se puso en contacto con nosotros para decir que no permitirían que llegáramos a Gaza, y que debíamos seguirles o nos abordarían. Aunque mi colega y yo no tomábamos decisiones, nos pareció que aquello era una chulería, y propusimos contestar con un “haremos lo que nos salga de los huevos, estamos en aguas internacionales”. El capitán del barco, algo más sensato que nosotros, sólo empleó la segunda parte de nuestra frase.

Aun así, varias horas después la Marina de Israel se disponía al abordaje mientras nosotros les dedicábamos cortes de manga e insultábamos en español, todo con un toque muy poligonero. El abordaje pretendía ser pacífico, hasta que uno de nosotros decidió lanzar un trozo de papel plegado con un tirachinas, que golpeó en el casco de uno de los marines. En aquella situación de tensión y seriedad, todos empezamos a reírnos, pensando que la protección internacional nos daba cierto grado de impunidad.

La impunidad la perdimos con aquel acto infantil,  y los marines comenzaron a disparar a todo lo que se movía, ya tuvieran palos en las manos o no, causando los nueve muertos, muchos de ellos con disparos a corta distancia y por la espalda. Hablar de ataque desproporcionado quizá sea exagerado, porque cada uno atacó con lo que tenía. Nosotros con la palabra, palos y tirachinas, Israel con armas de fuego.

A partir de ahí, todos jugaron al despiste, los activistas no reconocieron los insultos y cortes de mangas, y los israelíes se inventaron armas, terroristas y un supuesto Bin Laden escondido en el barco, todo por sembrar la duda y no permitir una condena más fuerte por parte de los distintos gobiernos.

Desde Trolacas nos pareció una experiencia trágica aunque interesante, aunque no tenemos pensado volver por la zona hasta que un nuevo profeta calme un poco a esas personas tan religiosas con un fusil en una mano y un libro religioso en la otra.

2 comentarios en “Trolacas en la Flotilla humanitaria atacada

  1. Como que ibas a beber mucho ron en un barco lleno de islamistas.

    Menos mal que nos queda la derecha de Madrit para poner los puntos sobre las íes:

    http://www.jorgetriassagnier.com/index.php/2010/06/04/los-activistas-oenegeros-de-hamas

    “Me parece increíble cómo está jaleando la prensa española a unos individuos que, a lo que más se parecen, es a los filoterroristas de la kaleborroka. Manuel Tapial es el paradigma de una juventud ignorante, convertida en una especie de cojomantecas que van ocasionando destrozos y alborotos ahí por donde pasan y pisan. Ah, eso sí, con gran orgullo para sus progenitores que debieron ser de la misma escuela. Veamos.”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s