Joven lascivo: es normal que te cueste cambiar

Muchas de las personas con las que convivimos a diario creen realmente que son capaces de cambiar, de reinventarse (como está de moda ahora decir), en definitiva, de modificar sus comportamientos y conductas buscando algo en particular (felicidad personal, estabilidad laboral, relaciones sentimentales duraderas y satisfactorias, etc.).Su problema radica en una confusión conceptual nada desdeñable, a través de la cual equiparan los términos “cambiar” con “madurar”. El hecho de cambiar la forma de una conducta o acción por otra no implica necesariamente cambios personales más profundos a nivel cognitivo relacionados con la forma que tenemos de pensar.

Existe un término llamado “continuidad heterotípica” que sufrimos la mayoría de las personas, el cual viene a decir que las conductas que estamos acostumbrados a realizar las volvemos a repetir en el futuro utilizando otras diferentes. Es decir, un niño pequeño problemático que se pelea constantemente con sus amigos, es probable que en la edad adulta tenga un matrimonio caracterizado por la agresividad, muestre desobediencia en la actualidad o cualquier otra acción de este tipo. Es decir, aunque la conducta cambie relativamente en su forma, sigue siendo la misma de siempre y deja patente que las estructuras de pensamiento y cognitivas que están detrás de ellas no han cambiado absolutamente.

De igual manera un individuo que siempre ha sido muy promiscuo y lascivo y ha llevado a cabo comportamientos relacionados con estas tendencias sexuales y sociales, y decide que ya es el momento de cambiar (emparejarse, recogerse), encontrará muchas dificultades para hacerlo. Estos individuos pueden creer que para “madurar” necesitan cambiar muchos aspectos de su vida. En aras de una mayor estabilidad sentimental deciden que deben conocer a una mujer y cambiar muchos de los comportamientos exhibidos durante los últimos años relacionados con el zorreo. La verdad es que sobre el papel así debería de ser y probablemente sea algo que todos hagamos en algún momento. El problema aparece cuando una vez que creemos que hemos alcanzado esta estabilidad y madurez, en ese momento, empiezan a aparecer en nosotros oscuros deseos de volver a la anterior vida y de recuperar en parte algunas de las conductas del pasado. Es entonces cuando la continuidad heterotípica se manifiesta en forma de escapadas nocturnas, mentiras, deterioro de la relación, surgimiento de terceras personas, adulterio, etc. Sin duda alguna, detrás de estas conductas se encuentran otros factores, como una disminución de la atracción sexual por la otra persona, estilo de vida rutinario, frialdad en las interacciones con la pareja, etc. que pueden provocar una inminente ruptura. Sin embargo, el factor más importante y que no suele tratar porque es imposible hacerlo, es la tendencia personal casi biológica a la promiscuidad y conductas de este estilo.

Esta tendencia es la que permanece siempre dentro de muchas personas. Es también la que nos hace sentirnos mal con nosotros mismos por llevar este estilo de vida inadecuado socialmente. Es aquella que hace replantearnos cambios drásticos en nuestras conductas y comportamientos buscando una supuesta “maduración”. Y por último es aquella que una vez estamos estabilizados sentimentalmente, lo echa todo a perder provocando la reaparición de aquellos comportamientos que creíamos enterrados en lo más profundo de nuestro interior. ¿Las personas cambiamos? Yo tengo mis dudas…

4 comentarios en “Joven lascivo: es normal que te cueste cambiar

  1. Florentino Perez aproves this message:
    Menudo “ladrillo” acabas de poner.

    Esto es reactivar la economia y lo demás son tonterias.

    PD: Me he dormido en el segundo parrafo, pero tengo que confesar que el artículo goza de una vistosidad, decoro y pompa que atrae a cualquier erudito que quiera escupir por la boca cultura, cosa la cual no se lleva hoy en día y daría para un buen artículo (Ningun joven de hoy día pasaría la 2ªpregunta de 50×15 porque carecen de cultura general).

    Gracias Trolacas, saludos desde las antípodas.

    • Si que es algo denso y complejo. De vez en cuando lanzamos algún post de este estilo destinado al escaso número de lectores de nuestro blog que tienen algo de inquietudes intelectuales. El próximo post de este estilo tardará meses en publicarse. Si el pueblo quiere pan y circo, lo tendrán.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s