La huelga del 29S

Exitazo de la huelga. O fracaso de seguimiento, qué importa. Como no queda nadie en España con credibilidad (Trolacas ha hecho escuela en los periódicos de pago) para saber qué porcentaje de personas se unió, es mejor centrarse en las consecuencias. Y lo cierto es que la huelga sólo habrá servido a los trabajadores para sentirse orgullosos de estar jodidos, en las manifesataciones y en las discusiones con amigos habrá aflorado ese sentimiento de comunidad que ha hecho que todos se sientan unidos, solidarios con los problemas del otro, olvidados por los poderosos.

Pero las protestas no servirán para cambiar los planes del gobierno. La razón es simple, un día de huelga no es nada, y aunque tiene un leve impacto económico no muestra la implicación de la gente perjudicada.

Si comparamos España con el resto de países en crisis, es evidente la necesidad de medidas como la Reforma Laboral y la congelación salarial. Pero claro, existe esta necesidad para la clase política, para los inversores en bolsa y los poderosos en general. Quizá incluso para los parados, que podrían ver como la inversión extranjera sube al entender que será más sencillo hacer recorte de personal cuando sea necesario. El resto de personas, que son mayoría, se verán perjudicadas por las medidas.

Y sin embargo, la mayoría de personas perjudicadas son tímidas en sus acciones: huelgas de un día, manifestaciones que acaban sin muertos, discusiones entre personas que están de acuerdo. Las únicas huelgas que pueden tener éxito son las que se plantean de forma indefinida, hasta que las cosas se arreglan. Y las manifestaciones pueden hacer perder votos, pero perder votos para ZP es algo que ocurre a diario, y ya debería resbalarle.

Pero, por supuesto, la gente está muy tiesa como para una huelga general indefinida, y comprar comida y pagar el ADSL son necesidades fundamentales. Y me temo que la violencia de los antisistema no será suficiente para que el gobierno eche atrás la Ley, porque este grupo se dedica a romper escaparates en Les Rambles no sólo cuando hay una manifestación de este tipo, sino también cada vez que el Barça gana un título, y claro, eso resta credibilidad.

Que los poderosos tienen la sartén por el mango es evidente, la pregunta es cuándo se darán cuenta los trabajadores, cuando dejarán de hacer estas huelgas inútiles.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s