La paja-mierda

Todo eran críticas para el Ministerio del Interior tras la polémica bajada de la velocidad en autovías a 110 km/h. Sus argumentos se basaban en el supuesto ahorro económico y energético que esta acción desencadenaría. El tiempo les ha dado la razón ya que son varios miles los litros de carburante ahorrado, se ahorra considerablemente en otros gastos, ya que la gente pierde más tiempo en la carretera y no tiene tiempo de ir al bar, y además se han reducido el número de multas por exceso de velocidad en un 40%.

Depués de tantos palos y con los datos en la mano que les respaldan, son varias las nuevas medidas que desde sus depachos se están ideando, todas con el mismo obejtivo, ahorro. Hace ya varios años que desde los gobiernos se intenta concienciar a la población con el ahorro del agua, debido a las dificultades para su tratamiento posterior. Desde siempre se nos ha inculcado la idea de no utilizar los retretes como si fuera un cubo de basura donde tirar lo sobrante. Por desgracia, la población no ha calado este mensaje y gracias a las estimaciones del gobierno, se calcula que una persona “tira de la cadena” una  media 6,3 veces al dia. A base de derivaciones, aparecen unos 100 millones de litros de agua desperdiciados cada día, sólo en España.

El Ministerio de Interior cree que es posible bajar de 6,3 tiradas de cadena a unas 3, con el consiguiente ahorro. Para conseguirlo, entre otra medidas, se encuentra la incitación a que la gente empiece a practicar la Paja-mierda. Esta modalidad de masturbación se realiza justo después de la deposicion de heces, con estas todavía flotando, y con el individuo sentado emanando sus efluvios  abajo-arriba. La idea es que aprovechando la más que inminente marcha de la heches por las cañerías, el individuo evacúe los otros fluidos sobrantes y así evitará una necesidad de hacerlo minutos u horas más tarde.

Entre la población femenino la paja-mierda nunca se ha venido practicando, pero en cualquier caso la masturbación femenina es más limpia, y no requiere tirar de la cadena (en todo caso se lavarán las manos y la zanahoria usada después, pero es un gasto de agua muy inferior y que difícilmente puede ser asociada a la defecación.

Desde aquí no podemos sino aplaudir esta nueva medida del gobierno, que a falta de ideas para crear cosas, al menos tiene ideas para que no gastemos lo poco que nos queda. Hay que aferrarse a la paja-mierda hasta que vengan tiempos mejores. Pasarán los años y miraremos atrás hacia estos momentos tan jodidos con ternura, como cuando los mayores nos cuentan que comían gatos durante la guerra.

Un comentario en “La paja-mierda

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s