PABLO IGLESIAS, LA NUEVA IMAGEN DE LA ULTRADERECHA ESPAÑOLA


Si pides a cualquier persona que defina o identifique ideológicamente al líder de Podemos Pablo Iglesias, la gran mayoría lo va a situar en la izquierda del espectro político español. Una vez localizado su espacio, y en función de si lo llevas a la izquierda o a zonas más céntricas de este continuo, la gente pasará de llamarlo desde rojo anarquista bolchevique hasta incluso socialista moderado, constituyendo este el límite ideológico que la mayoría establecería para nuestro personaje. Solo algunas personas que estén bajo los efectos del LSD o de la droga caníbal identificarían a Pablo Iglesias en zonas próximas a la derecha en este constructo, y aunque parezca una consecuencia de los efectos psicotrópicos de su ingestión, quizás estos visionarios no estén tan equivocados. Sin ir más lejos, un servidor, tras el último debate televisivo y estando en mi cama acariciándome, me sobrevino la idea de que, vamos, ni Eduardo Inda, ni Paco Maruenda, el facha era Pablo Iglesias.

montaje pablito

En un tono más serio y reflexivo, si escuchas las propuestas que el líder de Podemos defiende en los medios de comunicación, todas con un tinte patriótico de defensa de los ciudadanos de nuestro país frente a poderes exteriores, y observas las constantes críticas que sobre las mismas está recibiendo desde la derecha más cavernaria, parece dibujarse un escenario surrealista donde los papeles parecen haberse intercambiado.
El discurso que busca tocar la fibra de los españoles, alegando al patriotismo y a la defensa a ultranza de los españoles siempre ha estado ligado a la derecha y a corrientes de pensamiento más conservadoras. Sin embargo, por desgracia la derecha española parece haber abandonado sus posiciones históricas y actualmente sus reflexiones y su ideología parecen articularse en torno a tres elementos sobre los cuales debaten constantemente desde hace varios años y donde permanecen parapetados. Estos son la bandera, la unidad territorial y el neoliberalismo económico como solución a la crisis. Para ellos el patriota es el que besa nuestra bandera oficial, el que se opone a que Cataluña rompa España y es el que confía en que aquellos que en su día provocaron la crisis económica la resuelvan, porque no hay más alternativas posibles ni soluciones diferentes.

No hay más que analizar analizar fríamente el programa electoral de Podemos para descubrir una especie de nacional-sindicalismo similar al de Ramiro Ledesma. Analicemos punto por punto el programa económico:

Renta básica: Habría que haberse caído de un guindo para ver algo con dotes izquierdistas en esta medida. Si os habéis fijado se habla de renta básica para todos los ciudadanos, y no hay nadie con más niños correteando por casa que los fundamentalistas católicos que siembran el terror en nuestro país. Si de media, una persona de izquierdas cobrará la renta básica de 600€, una familia del Opus Dei, con sus 7 hijos y la abuela que vive en casa (no es cristiano mandarla al asilo), estará cobrando unos 6000€ al mes.

Fin de la puerta giratoria: Otra medida que puede parecer populista. Sin embargo, esto es algo que se ha venido pidiendo desde arriba. Ya dijo en su día el gran Emilio Botín “para qué quiero yo a un subnormal como Felipe González en la directiva de mi banco”. La idea está clara, las grandes empresas del Ibex 35 se ven obligadas a devolver favores a los políticos, pero una vez contratados, se dan cuenta de que no valen para nada, ni hacen bien los cafés ante la falta de costumbre, ni se les puede pedir consejo porque contarán anécdotas que tuvieron con Clinton o Tony Blair.

Derecho a una vivienda digna: Aquí Podemos hará un juego de palabras para cumplir su promesa. La vivienda digna de alguien de derechas es un chalet, pero para alguien de izquierdas ya le va bien con compartir una vivienda construida a 50 km del centro de Madrid. Se expropiarán las casas de los bancos, pero a cambio de una compensación que se pagará con los impuestos de todos, a ser posible con una nueva subida del IVA.

La gente se ha cansado, el cambio está más cerca y el “nuevo Caudillo” Pablo Iglesias parece que va a ser pieza clave en todo este proceso. Quizás se me haya ido la mano con el ácido…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s