Media vida deszorrándose

En este blog nos apasiona escribir sobre las zorras y el zorreo, ya que no tienen cabida en la prensa nacional por la falta de corrección política que supone y porque además hay que ser muy caradura para teorizar sobre estos temas. Hoy vamos a tratar el poco conocido concepto de las frases para deszorrarse, del que las zorras tienen que echar mano cuando sospechan que su reciente pareja tiene dudas acerca de su pasado.

Os ponemos en situación, Pedro y Lina, ambos de 28 años, se han conocido recientemente, y ven cierto futuro en su relación. Pedro es el clásico hombre sexualmente frustrado que no tiene la capacidad de irse con la mujer que le gustaría, pero está relativamente satisfecho de haber conocido a Lina, que no tiene pinta de haber estado frustrada sexualmente en ningún momento de su vida pero que ha decidido estabilizarse con un hombre inferior a ella desde el punto de vista social, alguien al que pueda controlar y le sea fiel. Hasta ahí nada sorprendente.

El problema viene cuando Lina se empieza a dar cuenta de que Pedro no le pregunta por sus anteriores novios, pese a que ella ya tiene preparada una explicación convincente, omitiendo todas las relaciones que han durado menos de 3 meses para hacerlo más fácil de digerir. Es ahí cuando una mujer como Lina podrá utilizar una frase para deszorrarse, y aprovechará que él la invita al cine para decir “hace ya más de un año que nadie me invita al cine”. A Pedro le sorprenderá, suponiendo que es verdad significaría que quizá ella no ha estado con tantos hombres como él piensa, pero a la vez, le surge la idea de que el resto de hombres solo la invitan a casa a cenar y lo que surja, para qué ir al cine cuando ella no se va a negar a nada.

Lina sigue trabajando en su deszorramiento, y cuando tiene sexo con Pedro, intenta moverse lo menos posible y no tomar nunca la iniciativa, como si fuera completamente inexperta. Pero este comportamiento no estaría completo si no se complementa con otra frase para deszorrarse: “Eres el que más me ha hecho disfrutar”. Pedro vuelve a sorprenderse, si él sólo ha estado con dos mujeres en su vida y las dos lo hacían mejor que Lina, cómo es posible que si ella ha estado con más de 20 ó 30 como él sospecha, no haya tenido ningún amante mejor. ‘No habrá estado con tantos entonces’ es el pensamiento que ronda su cabeza, lo que lo deja más orgulloso que cualquier mención sobre lo bueno o lo malo que pueda ser en la cama.

Sin embargo, la frase para deszorrarse por antonomasia es la de “sé quién es el padre” cuando un test de embarazo da positivo, como si las mujeres nacieran con un sexto sentido que les permite distinguir el fecundador de todos los machos que han tenido relaciones con ella desde su última regla. Al que intentan convencer de que es el padre le suele hinchar el pecho que no le haga falta un test de paternidad, sin saber que entre un 3 y un 10 por ciento de las veces los hombres terminan criando hijos con ADN de otro.

Esperemos que este artículo sirva para ayudar a esos hombres que intentan investigar el pasado de sus parejas más recientes. Cuanto mayor sea el número de frases para deszorrarse más hay que desconfiar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s