La llamada del miedo

Los calzonazos son todo un acierto social, como ya dejamos claro en su día en el artículo “Los Calzonazos, el triunfo del amor”, pero lo que no podemos consentir son más llamadas del miedo, esas llamadas que ves que hacen los hombres en el supermercado porque sus parejas los han enviado a comprar y no se atreven a coger algo sin el consentimiento verbal de estas.

1637158-philippe-dureuil-james-hardy-altopress-maxppp-man-using-cell-phone-selecting-bottle-of-shower-gel-from-supermarket-shelf

Tú puedes ir por la sección de los panes de molde de un supermercado, y de repente escuchas la voz tímida de un pusilánime que le pregunta a la novia “No queda el Pan Bimbo Integral con semillas de Eneldo que me has pedido, pero hay otras opciones…” y empieza a recitar toda la lista de panes que hay a su alrededor. Independientemente de que esa llamada le salga gratis, se refleja una dosis de miedo que no suele considerarse maltrato psicológico pero que quizá debería serlo: el hombre, que no tiene ninguna intención de hablar con su pareja, la llama para asegurarse que el pan de reemplazo que elija sea del agrado de ella, para evitar la humillación de escuchar que “el plan blanco crea hipertrofia renal”, “el pan integral multisemillas no se basa en el comercio justo” o que “el alambre del cierre del pan Hacendado provoca cáncer”.

Hay que reconocer que en las cosas que no nos importan, los hombres estamos en escalafones de conocimiento muy inferiores a las mujeres. Los hombres nos centramos más en las cosas que nos importan como en los nombres y apellidos de los árbitros de Primera División, y ahí conocemos a pocas mujeres que nos igualen, pero es cierto que ese conocimiento enciclopédico de datos sin ninguna importancia aparente es un territorio vedado a los hombres, y preferimos no entrar en la discusión. Evitemos ser derrotados en esta guerra de sexos, invoquemos a una pequeña revolución doméstica de hombres que quieren ser libres, y no aceptan leer más de dos o tres palabras en cada uno de los elementos que componen la lista de la compra. No más “Bote de Ketchup Heinz de 200 ml de plástico”, eso se leerá como Bote de Ketchup o Bote de Ketchup Heinz a lo sumo.

Es el momento de las decisiones importantes, es el momento de arriesgar.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s